Futbol

Bukayo Saka solo necesitó 1 partido de la Copa del Mundo para confirmar su redención

El fútbol, ​​como todos los deportes, puede ver mucho tribalismo. Como seguidor del Arsenal, por ejemplo, creo que Bukayo Saka es bastante especial. Sin embargo, si le preguntas a alguien que usa una camiseta de un color diferente cada fin de semana, es posible que te diga que el extremo joven y de bajo rendimiento está sobrevalorado y va demasiado fácil. La Copa del Mundo, sin embargo, ofrece la oportunidad de dejar de lado algunas de esas diferencias.

El lunes, Inglaterra inició su torneo con una cómoda victoria por 6-2 sobre Irán. Saka no sólo se ganó la titularidad sino que sumó un gol de calidad en la primera parte y en la segunda tras el descanso. Esos factores se combinaron para resaltar una palabra en mi cabeza: emancipación.

Si se siente cínico, es posible que se pregunte cómo se las arregla para fallar un tiro penal en uno de los escenarios más importantes del fútbol cuando marca un gol sin sentido contra Irán. Eso es porque no estoy enfocado en encontrar la pelota en el fondo de la red.

Bukayo Saka tuvo un final terrible en su campaña de la Eurocopa 2020

Ser un atleta profesional significa enfrentar muchas situaciones de alta presión. Lo que tenía Bukayo Saka, sin embargo, se pasó de la raya.

En el partido final del torneo, Inglaterra e Italia fueron a los penales. Saka, que nunca había pasado el corte en la categoría absoluta, se encargó del quinto y último intento de su nación. Se salvó, superando a los Tres Leones hasta la victoria.

Si bien esa experiencia podría arruinar la carrera de cualquiera, el hombre del Arsenal enfrentó un desafío adicional. Él, junto con Marcus Rashford y Jadon Sancho, enfrentó una oleada de abuso racial. En cuanto a los aspectos positivos del deporte, también dieron una excusa para que explotaran los peores aspectos de la sociedad.

Nuevamente, eso podría romper el espíritu de cualquiera. Saka regresó a su club, donde fue recibido por un muro de cartas de apoyo. Su respuesta dijo mucho: “¿Cómo puedo agradecerte por todo esto?”

Continuó jugando en el campo también. Aunque la presión del campeón Arsenal finalmente disminuyó, el extremo ha sido una parte integral del próspero núcleo de los Gunners. Si todo sale según lo planeado, es uno de los primeros nombres en la hoja de equipo de Mikel Arteta.

El inicio del Mundial y 2 goles es una nota que encaja en la historia de Saka

Avance rápido desde el verano de 2021 hasta el invierno de 2022. Después de abandonar el campo con la cabeza entre las manos, Bukayo Saka obtuvo su primera titularidad en la Copa del Mundo de Inglaterra. Sin embargo, el delantero no descansó en ese logro, ya que agregó dos goles en una cómoda victoria sobre Irán.

Como mencioné anteriormente, realmente no me importan esos objetivos. Se podría argumentar que Saka debería haber anotado contra rivales de la calidad de Irán. Se podría argumentar que hay un delantero en el equipo para marcar goles, y el hombre del Arsenal estaba haciendo su trabajo.

En cambio, quiero ver el lado humano de la historia.

Saka vivió una de las peores experiencias que te puedas imaginar tras fallar ese penalti. No solo entró en el centro de atención, sino que fracasó en un gran escenario, pero tuvo que enfrentar el abuso que siguió. Desde el punto de vista futbolístico, su confianza podría verse destruida. Desde un punto de vista personal, sería comprensible que se desvaneciera de los focos o que los siguientes penaltis fueran acertados.

Sin embargo, eso no sucedió.

Saka se ha convertido en el lanzador de penaltis del Arsenal y ha hecho un buen trabajo desde el punto de penalti. Es un jugador clave en la maquinaria de los Gunners, convirtiéndose no solo en la cara del club, sino en una de las caras de toda la Premier League. El delantero se abrió camino en Inglaterra comenzando con el sub 11 y marcó la ocasión con dos goles.

Es difícil conseguir algo mejor que eso.

Cuando hablamos de la alegría del deporte, parte del atractivo es hacer (o ver a alguien) hacer lo que parece imposible. Ya sea que eso signifique volar por el aire para hacer una volcada, conectar un jonrón de 500 pies o anotar un hermoso gol, son esos momentos especiales los que nos hablan como fanáticos. Pero también puede haber un lado más humano de las cosas, donde vemos brillar el espíritu indomable.

Eso podría significar luchar contra viento y marea cuando tienen poco por lo que jugar excepto el orgullo. Podría significar regresar de una situación que amenaza la vida para jugar al más alto nivel, como Christian Eriksen. O, en este caso, puede significar enfrentarse a algunos miedos bastante universales (fracaso, ser dejado de lado como diferente y enfrentar un abuso absoluto) y regresar para intentarlo de nuevo.

Eso es lo que hizo Bukayo Saka.

Dentro del ámbito de la Copa del Mundo, es poco probable que los dos objetivos del delantero difieran. Inglaterra habría ganado con o sin esos marcadores, y según la forma en que se desarrollaron las cosas, quien comenzó tenía buenas posibilidades de obtener su nombre en la hoja de puntuación. Sin embargo, a mayor escala, el rendimiento confirma todo lo que veo viendo al Arsenal semana tras semana: Saka es un jugador talentoso y, lo mejor que podemos ver desde lejos, un personaje especial.

Realmente no necesitaba redimirse el lunes, cualquiera puede fallar un penalti, pero aún tenía un punto.

Deportistas de Hoy Editorial

Entusiastas y expertos del deporte, y esos rasgos informan todo lo que hacemos. Trabajamos con una misión clara: Utilizar nuestra pasión y experiencia para dar nueva vida al panorama deportivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!